Introducción

«En alabanza de la que nos ha dado la facultad de sentir y de amar. A la gloria del que nos ha enseñado a ordenar la naturaleza por el Arte».

«La creación refleja al hombre y el artista tiene el arte que merece, ya que la obra no es más que el espejo de su nada, de su mediocridad o de su ser magnificado».

Este libro tiene por objeto alentar a quienes poseen el don innato para que realicen su obra, y está hecho para ilustrar a quienes se obstinan en creer que se puede penetrar el arte por la astucia, por la fuerza o por la mediocridad.

Los llamados tendrán que soportar, por amor a su Dios, la pobreza y la soledad, sin buscar otro consuelo que su arte, a fin de probar su vocación y para mantenerse íntegros hasta el día incierto del triunfo electivo.

Cuando (el artista) haya renunciado a todo, lo poseerá todo.

reflexionescat

L.Cattiaux. "Orfeo"

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies