Templo

19/47′. El templo del Señor es su gracia dentro de nuestro corazón , y el sacrifi­cio es su amor por nosotros y es nuestro amor por él.

35/66′. No hay más que un templo de Dios, es el corazón del hombre. Todo lo demás es como un disfraz que sólo contenta a los mediocres ciegos e incurables.

15/ 47′. ¿?Cómo condenar a los que no oyen la verdad del Señor, cuando nos han sido precisos tantos esfuerzos para penetrar en el templo de Dios y tanto tiempo para descubrir su corazón viviente­?

22/72. Ya no tenemos sitio en este mundo, donde los corazones se endurecen como el hierro y como el cemento de los templos muertos.

09/ 28. Kristo tuvo que echar a los mercade­res del templo antes de poder hacerse oír en él. ¿Haremos también el vacío en noso­tros para oír la voz del Señor?

16/33-34. ¿De qué sirve rogar hipócritamente a Dios en sus templos , si violamos su ley en nuestras casas, si nos apartamos de su vía en nuestras vidas, si ponemos trabas a su obra en nuestros corazones? Un creyente sincero que ruega, alaba y adora a Dios en su corazón vale más ante el Señor que todos los bienpensantes que se exhiben complacientemente en los atrios de los templos .

21/19-19′. Buscamos las dos columnas del Templo y las tenemos ante nuestros ojos y al alcance de nuestras manos, pero nuestros cora­zo­nes están oscurecidos por el pecado de la caída y la verdad de Dios se ha reti­rado en el pozo del abismo. Separa lo que está unido y las tinieblas te harán ver el comienzo de la obra. Junta lo que está separado y la luz te conducirá al final de la obra divina, que es el sol glorioso.

templo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies