Rocío

13/51. Todos los misterios están contenidos en el sudor de la tierra y en el rocío del cielo.

35/14. Hay que dar para recibir. Y hay que sudar para ser regado por el dulce rocío del cielo.

05/57′. ¿Qué diferencia subsiste entre el río y la gota de rocío cuando han alcanzado de nuevo el océano primordial?

21/59′. Señor, lloramos de alegría al escuchar tu música que habla a nuestras almas y las consuela del exilio de la muerte, pero es tu santo rocío lo que nos libera del abismo de perdición y nos hace reverdecer en tu luz maravillosa, donde la alegría celeste habita por la eternidad.

34/42′. Abrévanos, Señor del cielo, con tu santo rocío que regenera las almas, los espíritus y los cuerpos desunidos por el juicio de la muerte del mundo.

21/09′. Me he desecado durante mucho tiempo sobre la arena muerta, pero cuando el rocío del Señor me ha bendecido, he reflorecido en el secreto aéreo de la nieve y he madurado en el peso del oro depurado.

21/73′. Así como el rocío cambia la tierra muerta en praderas llenas de flores olorosas, la gracia celeste hace reflorecer nuestros corazones desecados y quemados.

24/11. ¿Cuántos cuecen en secreto el misterioso y santo rocío que viene del cielo a fin de manifestar al Salvador admirable que libera de la muerte?

rocio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies