Poesía

05/09. Roguemos para que la muerte nos encuentre alabando a Dios con verdadera poesía y adorándole con puro amor.

14/55. La poesía última del amor y del conocimiento aparece en el silencio de Dios. «Hoy, voy hacia todos, pero ¿quién me acoge y quién me escucha? Mañana, todos vendrán a mí, pero, ¿a quién recibiré y a quién oiré?», dice el Señor de la gracia y del amor.

16/0 2. ¿Acaso ya no sabemos reconocer el tono de la verdad de Dios ni el lenguaje de la poesía santa? ¿No será porque nuestra miserable razón, nuestra pequeña inteligencia y nuestra segura mediocridad han ahogado en nosotros las voces de la humildad, de la inspiración y del amor, que no engañan a los verdaderos hijos de Dios.

19/011. Los profetas nos han hablado de la sustancia y de la esencia de Dios, ¡pero nosotros escudriñamos sus textos para descu­brir en ellos la historia, la moral, la poesía o la adivinación!¡Oh, estúpida ceguera de los inteligen­tes y de los sabios! ¡Oh, mediocridad satisfecha de los creyentes!¨

02/80′. El poeta loco y santo que oye a Dios y que lo traduce. Arde iluminando el mundo y habla de la vida a las rocas de la tierra hasta despertarlas de su muerte solitaria. Su alegría y su pena son incomunicables.

14/58. Él se canta en cada uno de sus poe­tas . Él se anuncia en cada uno de sus profe­tas. Él se juega en cada uno de sus niños. Él se alaba en cada uno de sus creyen­tes. Él se ama en cada uno de sus santos. Él se conoce en cada uno de sus Sabios. Él brilla en cada uno de sus Hijos

06/23. Los poetas cantan la desesperación del Dios caído, pero ninguno aporta el reme­dio del mal que nos abate. Los artis­tas prodigan obras admirables, pero ninguna nos transporta hasta el fuego vivo.

14/51. Los poetas y los artistas son enamo­rados que no consienten en conversar con Dios sin signos ni testigos, como lo hacen los Sabios y los santos. «¡Oh, pudor extremo de los amores san­tos! ¡Oh, dulce luz de la unión divina!»

18/11. Los poetas y los artistas cantan la belleza perdida, pero muy pocos saben que lloran a su Señor renegado. «El mal no ES, pero permanece como la envoltura de lo que ES.»

23/28′. El poeta que tiene la estrella de la mañana en sus manos canta como un niño alegre. Los que sólo tienen el barro del mundo lloran amargamente su vida perdida.

poesia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies