Cielo

02/ 24′. El amor al oro hace que se busque­ incluso en la inmundicia, sin embar­go, pocos hombres son capaces de asirlo en el cielo y de fijarlo en la tierra.

03/ 14′. La vida del sol es visible en el cielo y sensible bajo la corteza de la tierra.

03/25′. La imaginación del Señor vive bajo tierra y vuela en el cielo para animar los mundos. ¿Quién la asirá con sus manos? ¿Y quién la fijará en su corazón?

04/87′. La debilidad del agua se mueve en el cielo . La fuerza del fuego permanece en la tierra. De ambos reunidos emana el ser perfecto.

03/17′. En el centro del Universo y en el corazón del hombre están contenidos los misterios de Dios. ¿Quién ahondará el abismo? ¿Quién mani­festará la vida de la tierra? ¿Y quién consolidará el rocío del cielo ?

13/ 51. Todos los misterios están contenidos en el sudor de la tierra y en el rocío del cielo .

35/14. Hay que dar para recibir. Y hay que sudar para ser regado por el dulce rocío del cielo .

24/11′. ¿Cuántos cuecen en secreto el misterioso y santo rocío que viene del cielo a fin de manifestar al Salvador admirable que libera de la muerte?

35/44′. El día de la restitución de todas las cosas, los elegidos de Dios comerán el santo rocío del cielo y los condenados sólo tendrán por alimento la podredumbre del infierno.

25/48′. Los buscadores apacibles serán salvados, pero los violentos también, porque la sangre del Señor de vida ca­lienta o quema alternativamente, como el fuego del cielo que fecunda y como el fuego de la tierra que purga.

cielo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies