Belleza

01/48. Incapaces de alcanzar lo que les supera, intentan rebajarlo todo hasta ellos. Al no poder soportar la belle­za , se esfuerzan en manchar todo lo que les rodea. Impotentes para asir la verdad, intentan deformar todo lo que ven y oyen mal.

36/06. Observemos hasta qué punto la gente de esta nación se ha mostrado ciega y sorda en lo que concierne a la belleza y la verdad del Libro revelado. Observemos hasta qué punto ha permanecido estúpida y muda ante la evidencia de la luz mani­festada.

03/08. ¿Cómo captaremos el misterio de las cosas ocultas si no entendemos la evi­den­cia de las que nos ciegan? El astro externo se une al sol interno para engendrar la única claridad. «¡Oh belleza secreta!»

10/38′. El defecto aparente de los seres y de las cosas engaña a muchos hombres inteligentes, y la belleza secreta del mundo sólo se manifiesta a los Sabios y a los santos.

11/52. La luz de nuestros corazones grita hacia Dios a través de las tinieblas del cuerpo que la aprisionan, y el Padre libera a la extraviada, y el Hijo aparece en el esplendor de la unión. Hay una gran belleza y una gran virtud en la obra del Señor, por eso él trabaja siempre sobre ella y no la recha­za.

36/12. ¡Oh, pusilánimes de todas las nacio­nes!, aprended de vuestro corazón a conocer la belleza y la verdad de Dios allí donde aparece y no sólo donde se os dice que está.

18/11. Los poetas y los artistas cantan la belleza perdida, pero muy pocos saben que lloran a su Señor renegado. «El mal no ES, pero permanece como la envoltura de lo que ES.»

22/31. El artista, el creyente, el santo, el Sabio, es el que se ele­va hasta la be­lleza iluminativa de la creación libe­rada de su ganga de muerte.

26/27′. Ninguna imagen podría darnos una idea de la belleza viva del Único Esplen­dor celeste.

26/30′. Los que se han vuelto insensibles a la belleza de la creación de Dios, ya no pueden ser sensibles a la belleza directa de Dios.

29/49′. Todo lo que es bello y bueno aquí abajo no es más que el reflejo de labelleza y de la suculencia de la pura sustancia de la vida, y todo lo que es feo y malo no es más que una imagen de la fealdad y del veneno de la mugre tenebro­sa de la muerte.

35/73. El buen gusto y la belleza no son más caros que la vulgaridad y la fealdad. En cuanto a la verdad de Dios, es gratui­ta para todos. Si la belleza del mundo se nos escapa, ¿cómo se nos volverá perceptible alguna vez la bellezade aquel que lo ha hecho?

31/11. Rechacemos las cosas feas y compli­cadas, y consagremos todo nuestro ocio a la búsqueda de la única belleza .

33/27′. El agua de vida fluirá de su centro secreto y la belleza de la creación señorial se mirará en la inmortalidad reencontrada.

belleza

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies