El lugar de la visión

El reloj de la noche y del día de Dios

Cattiaux aparece fotografiado pintando en su casa-taller, un espacio atemporal y mágico situado en una planta baja de la plaza de Santa Clotilde, en pleno centro de París. Emmanuel d’Hooghvorst lo describió como sigue: «Su minúsculo taller de pintura, mágicamente decorado, parecía encerrar el universo entero. Allí se respiraba el perfume de algún jardín de Edén guardado muy interiormente; y uno volvía con frecuencia, sin saber demasiado por qué, quizá sencillamente imantado por el calor. Pues lo que emanaba de este hombre era un calor nunca alcanzado, totalmente distinto de la simple cordialidad, y también como el presentimiento de un secreto inmenso, vivo, pero celosamente guardado, como el pez filosófico que nada en aguas profundas. Vivía cándidamente, con sobriedad, con pobreza según los hombres, alegre y feliz como un niño y como tal, sin malicia.» En el pequeño escritorio que aparece en primer plano escribió su obra más importante: El Mensaje Reencontrado donde condensó sus experiencias herméticas.

previous arrownext arrow
Slider

 

im0

Cattiaux en su estudio. París, 1940

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies